Categorías
Fantasía

Megido

Le entrego una caja envuelta con papel dorado que reluce bajo el fuego.

—En su interior están la llave del abismo y la cadena con la que tendrás que atar al dragón una vez sea derrotado —le recuerdo.

—La protegeré con mi vida —contesta Mumiah abrazándose a ella.

Como jefe del ejército celestial bato mis alas, elevándome sobre las ruinas humeantes de la ciudad de Jerusalén y desenvaino mi espada.

—¡Ha llegado la hora! Allí —grito señalando al horizonte—, en el monte Megido, se está reagrupando el ejército de las tinieblas. Volaremos hacia el enemigo y acabaremos con ellos.

Los gritos de los ángeles me transmiten la confianza necesaria para consumar nuestro sino. Estamos a un paso de lograrlo: es nuestra última batalla y somos conscientes de que la paz está en nuestra manos.

Soy el primero en volar hacia al enemigo, no obstante, instantes después, tengo todo un ejército de ángeles a mis espaldas. Volamos tan rápido como podemos, pero a poca distancia de la ciudad somos atacados. Una enorme bestia emerge de entre las nubes y aniquila a varios de los nuestros con su llamarada.

—¡El dragón! —gritan al verlo.

Conseguimos recomponernos. Nuestra superioridad numérica nos permite rodearlo y empezar un ataque sincronizado que hace que en poco tiempo caiga derribado al suelo.

—¡A por él! —ordeno a mi ejército.

Los supervivientes vuelan hacia el dragón y lo inmovilizan mientras Mumiah se acerca a la bestia. Sonrío ante nuestra victoria cuando una lanza pasa por delante de mí e impacta en la espalda del ángel. Mumiah cae al suelo y el dragón aprovecha esa confusión para liberarse de sus captores.

Me vuelvo buscando al asesino y allí esta él, el líder del ejército de las tinieblas.

—¡Abadón! —grito consumido por la ira—. ¡Pagarás por esto!

Vuelo hacía él y le lanzo un tajo con la espada que esquiva sin problemas. Continúo atacando sin darle tregua. Abadón se ríe de mis equívocos intentos de herirlo. Su velocidad y determinación en el combate me superan con creces. Con un rápido movimiento se coloca a mi espalda, me golpea con fuerza en la nuca e impacto violentamente contra el suelo.

Pese al dolor que siento trato de levantarme. Quiero continuar con la batalla, aunque a duras penas consigo aguantar el equilibrio. Una cortina de polvo me rodea, pero consigo distinguir un haz, procedente de una espada concebida por las mismas llamas del fuego abisal, aproximándose a mí. Cuando creo que he esquivado el golpe, vuelvo a escuchar la risa de Abadón a mi espalda. Noto un intenso y enorme dolor cuando el filo de la espada cercena mis alas. Caigo de rodillas y contemplo como éstas desaparecen cuando tocan el suelo.

La nube de polvo se ha disipado y veo como la bestia está acabando con mi ejército. Abadón vuela hacia los escasos ángeles que aún hacen frente al dragón y comienza a masacrarlos ante mis ojos.

—No… —susurro desmayándome en el suelo incapaz de soportar tanto dolor.

Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita del titular del Copyright, la reproducción por cualquier medio o procedimiento,  y la distribución mediante alquiler o préstamo público.