Carpe diem et memento mori

Inhalo profundamente, dejándome caer en el sofá, y siento la oleada de droga entrando en mi organismo. Abro los ojos mirando al techo y disfruto de mi último viaje.

Apenado doy otra calada mientras me acerco a la mesa y recojo la jeringuilla. Tiene la dosis adecuada, me llevo el pitillo a la boca y enciendo el mechero. Caliento la heroína en pocos segundos y aproximo la aguja a una de mis venas.

Inyecto su contenido por enésima vez y sonrío. Una punzada de dolor me atraviesa todo el cuerpo mientras noto como mi vida se marchita.

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita del titular del Copyright, bajo la sanción establecida en las leyes, la reproducción parcial o total por cualquier medio o procedimiento comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución mediante alquiler o préstamo público.