Efecto placebo

Todavía noto el regusto de la Amanita que acabo de comerme cuando comienzo a sentir una ligera alegría que me invade poco a poco. No sé si es un efecto placebo, pero la brisa que corre por la azotea me hace sonreír.

Sentado en la silla contemplo miles de luces que inundan el lugar, expandiéndose a mis pies. Me levanto y siento un ligero desequilibrio que me hace agarrarme con fuerza a la barandilla.

Respiro profundamente y cierro los ojos. Al abrirlos las diminutas luces de la ciudad danzan por todas partes como si de un baile se tratase. Extiendo los brazos e inhalo aire hasta llenar mis pulmones.

La felicidad me posee y situado en lo más alto del edificio me creo capaz de volar cual pájaro. Me quito la chaqueta y cierro los ojos para prepararme para continuar con este viaje.

La cabeza me da vueltas y una ráfaga de imágenes me nublan los sentidos. El aire me oprime el pecho, la felicidad se torna tristeza, y la sonrisa se deforma hasta convertirse en una mueca grotesca.

Me dejo caer al suelo y trato de contener una arcada. No lo consigo, por lo que cierro los ojos y noto unas lágrimas que los humedecen. El corazón me late con rapidez e intento respirar pausadamente. Segundos después, al abrir los ojos, descubro la totalidad de la Muscaria flotando sobre el vómito en diminutos trozos.

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita del titular del Copyright, bajo la sanción establecida en las leyes, la reproducción parcial o total por cualquier medio o procedimiento comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución mediante alquiler o préstamo público.