Wolfdux – XI

—Es inaceptable que lleves casi cinco años publicando y todavía no hayas escrito una novela —exclama molesta mi hermana—. Pero es que ni siquiera te has dignado a sacar una novelette

La junta directiva me mira fijamente, expectante a mi respuesta.

—No ha sido una prioridad —digo encogiéndome de hombros.

—Pues quizás es momento de relevarte del puesto que ostentas —sugiere George quitándose la boina.

—¿Cómo?

—No seas tan duro con él —interviene Terry—. Si el problema son sus prioridades, tendremos que trabajar en ellas.

—Señor Pratchett, mi hermano utiliza la editorial para publicar basura —argumenta cruzándose de brazos—. Estoy con el señor Martin: hay que buscarle un sustituto.

—¿Quién? ¿Tú? —exclamo levantándome de la silla.

—Haya paz, haya paz —habla John—. Señorita Anathema, lamento decirle que usted no tiene ni voz ni voto en este consejo. Es cierto que hemos contratado sus servicios, pero no para deliberar esto.

Desvío la mirada hacia mi hermana y observo como su rostro se comienza a poner rojo.

—En cuanto lo de buscar o no un sustituto —prosigue John tras hacer una pausa en la que mira uno a uno a todos los presentes—. Estamos en el último trimestre del año y sería absurdo hacer el cambio ahora. ¿Puedes escribir una novela antes de que termine el año?

—No —contesto al instante.

—¿Y una novelette?

—No lo sé…

—Pues deberías —sugiere Terry.

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita del titular del Copyright, bajo la sanción establecida en las leyes, la reproducción parcial o total por cualquier medio o procedimiento comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución mediante alquiler o préstamo público.